fbpx

8 características para reconocer un buen talento

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp

La revista de negocios Forbes hizo un estudio en el cual responde a la siguiente pregunta: ¿Por qué algunas personas tienen más éxito en el plano laboral que otras? Los investigadores afirman que la clave está en la “personalidad” del colaborador.

De hecho, los resultados indican que “el 78% de los líderes, considera que la personalidad distingue a los grandes empleados, mucho más que el ajuste cultural (53%) e incluso que las habilidades de un empleado (39%)”, de acuerdo a la revista.

Pero, ¿qué implica tener una “gran personalidad”?, según el estudio, estás son las 8 características que debes considerar a la hora de escoger a tus colaboradores.

1. Están dispuestos a retrasar la “gratificación”

Trabajan sin esperar que el reconocimiento o la compensación sean lo primero. Avanzan en su trabajo, confiados en que serán recompensados más tarde, pero no se preocupan si no lo son.

2. Toleran el conflicto

No buscan conflictos, pero tampoco huyen de ellos. Son capaces de mantener su compostura mientras presentan sus posiciones con calma y lógica.

3. Están concentrados

Saben reconocer los asuntos importantes y se mantienen enfocados en ellos. Priorizan sus acciones, dejando de lado aquellas que puedan tomarle minutos de su trabajo.

4. Son juiciosamente valientes

Están dispuestos a hacer una pregunta difícil e incluso cuestionar una decisión ejecutiva. Siempre escogen el mejor momento para hacerlo y piensan antes de hablar.

5. Controlan su ego

Admiten cuando están equivocados y acceden a hacer las cosas de manera diferente. No se cierran en tener la razón.

6. Son responsables

Toman la responsabilidad de sus acciones, no cuentan excusas. Son dueños de su trabajo, sus decisiones y todos sus resultados, buenos o malos. Notifican sus errores, en lugar de esperar que no se descubran.

7. Son empáticos

Los empleados excepcionales aprecian a sus compañeros. En otras palabras, tienen integridad y habilidades de liderazgo, aunque no sean jefes.

8. Neutralizan a las personas tóxicas

Controlan sus interacciones con personas tóxicas manteniendo sus sentimientos bajo control y acercándose racionalmente. Saben identificar sus propias emociones y no permiten que la ira o la frustración alimenten el caos. Por otro lado, consideran el punto de vista de la persona difícil y pueden encontrar soluciones y puntos en común.

Fuente: Diario Gestión

Quiero Participar